Saltar al contenido

Curso de Reflexología. Primera Clase

Clase 1

¿De dónde proviene ésta práctica?

 La Reflexoterapia tiene unos 5.000 años de antigüedad, pues la utilizaban en China, en la India, y en Indonesia, dónde todavía se practica, y con el transcurso del tiempo ésta práctica quedó en desuso, afortunadamente en tiempos modernos se ha vuelto a colocar en el lugar que se merece y muchos de los sufrimientos de la humanidad se están aliviando con ésta práctica, con ésta terapia alternativa.

Durante éstos últimos años se ha popularizado en todo el mundo ésta técnica, gracias a la gran difusión de la digitopuntura y otras terapias alternativas, llegándose a observar unos excelentes resultados, especialmente si el organismo posee todavía suficiente energía para hacer reaccionar las células del cuerpo de una manera progresiva, en beneficio de todos los órganos que mediante reflejo estamos tratando, hasta llegar a recuperar la armonía del cuerpo en conjunto.

Esto no significa que la Reflexoterapia sea una panacea que cura todas las enfermedades y que elimina todos los dolores, pero lo que si afirmamos debido a la experiencia obtenida de diferentes médicos y masajistas es que puede aliviar muchos dolores, que puede dar un fuerte empuje, revitalizando las células del cuerpo, actuando sobre los órganos y sistemas de nuestro organismo, mediante el uso de nuestra propia energía para su auto curación, y recuperar así su estado de armonía y equilibrio.

Puntos Reflejos:

Algunos de los puntos reflejos son, como del tamaño de un alfiler y conectan con los mecanismos internos del cuerpo humano.

Los órganos mayores son representados por un área mayor, la cual les corresponde en el pie.

Cuando hacemos un masaje general de compresión no debe en él ser omitido ningún punto, ya que cada uno de ellos corresponde o está ligado a una parte de un órgano o glándula específicos, y el fallo en aplicar la adecuada presión en algún punto, significaría que quizás hayamos olvidado el área que más necesita de una ayuda.

Especialmente el primer masaje que hagamos deberá ser de tipo general, de chequeo o exploración para conocer en qué zonas existen problemas. Usando la técnica específica descrita a través de éste curso, aplicándola sistemáticamente y consecutivamente a las áreas señaladas en otro apartado del curso, es posible lograr la cobertura de todos los reflejos y poder así obtener los resultados que todos deseamos.

La técnica empleada o aconsejada en los tratamientos que damos a continuación, se basa en una forma particular de sostener y mover el dedo pulgar, y antes se usara en uno mismo o en otra persona, es preciso dominarla, aunque en realidad sea bastante sencilla.

He aquí lo que puede ser denominado una descripción del movimiento y de cómo se puede actuar acerca de ello:

Coloque su pulgar plano sobre el pie, luego doblarlo lentamente hasta que la porción del pulgar desde la punta hasta la primera articulación alcance una posición vertical. (Por ejemplo, un ángulo de 90º), en relación con la superficie del pie, en éste caso aplicar la presión directamente sobre dicho punto, sin mover la punta del pulgar, aplicándola firmemente en un punto fijo, pero la presión en cada punto solo debe ser mantenida durante unos instantes y luego ser aflojada mediante distensión del dedo pulgar, el cual es colocado de nuevo para otro momento de compresión, en éste momento las presiones se harán alternativamente, presionando y aflojando en forma de bombeo, el movimiento será continuo pero lento, siempre en dirección hacia el interior del pie, es decir desde los dedos del pie hacia los talones, o sea en dirección centrípeta o hacia el interior.

Las presiones se harán como si quisiéramos pulverizar unos granitos de azúcar contenidos en la planta del pie, en realidad algunos afirman que en las terminaciones nerviosas existen como cristalitos diminutos que se agrupan, interfiriendo en la buena circulación sanguínea en dicha zona y llegando a perjudicar al órgano que le pertenece en su zona refleja, o quizás sea lo contrario debido o al mal funcionamiento del órgano se depositan éstos cristalitos o desechos en las zonas reflejas y con el masaje ayudamos a romper dichos cristalitos que se han depositado y acumulado en los terminales nerviosos, de forma que puedan ser arrastrados por la sangre hacia los centros de eliminación.

Sea como fuere, lo cierto es que los pies nos avisan de que algo ocurre en nuestro organismo, reaccionando con un dolor en la zona que presionamos, no hemos de menos preciar el aviso, sino todo lo contrario, debemos estar alerta y asegurarnos de que el problema se pueda resolver, haciendo un tratamiento adecuado a cada situación, mediante sistemas naturales, como son la dieta adecuada y equilibrada, la fitoterapia, la hidroterapia, y como no la Reflexoterapia podal ya que todas estas prácticas nos ayudarán a restablecer nuestro órgano enfermo.