Saltar al contenido

Curso de Reflexología. Clase número 15

El aparato respiratorio:

El aparato respiratorio es un conjunto de órganos que tienen la misión de introducir en nuestro cuerpo el aire para llevar el oxígeno a la sangre, que es imprescindible para la vida de las células, y retirar de la misma el anhídrido carbónico nocivo.

Sus órganos principales son los pulmones, en ellos se encuentran los bronquios que se dividen en ramas cada vez más finas, hasta que terminan en los alvéolos del pulmón, a través de la delgada pared de los alvéolos, el oxígeno del aire pasa a la sangre y se une a los glóbulos rojos que lo transporta por todo el cuerpo, el anhídrido carbónico es al revés pasa de la sangre al alvéolo desde donde se expulsa al exterior.

Así es que hay una estrecha relación entre la respiración y la circulación sanguínea.

Toda alteración en uno de los dos sistemas repercute en el otro, cuando entra menos aire en los pulmones, la sangre tiene que circular más deprisa para poder llevar la misma cantidad de oxígeno a los órganos, el pulso es más rápido, y al revés; si por causa de enfermedad del torrente circulatorio la sangre se estanca en los pulmones la respiración se hace más rápida y profunda y aparece más ahogo.

Debemos respirar por la nariz, pues al pasar el aire por ella se calienta, y al llegar a los pulmones tiene casi la temperatura del cuerpo, además, en la nariz existen unas pestañas o pelos que expulsan fuera, junto con la mucosidad, el polvo y los microbios que han entrado.

Muchos problemas respiratorios que existen hoy en día, en que la atmósfera está altamente contaminada debido al gran incremento de vehículos, fábricas etc. y por la eliminación de la vegetación, árboles, campos etc., también son debidos a una débil constitución de la herencia, falta de ejercicio físico, de deportes, de vida al aire libre y por la entrada de microbios en el aparato respiratorio, influye mucho también la mala alimentación, falta de vitaminas, minerales y otros elementos nutritivos.

El coger frio, humedad, el viento la lluvia etc. son causas que disminuyen las defensas del organismo y predisponen a la enfermedad.

Pero si estamos entrenados y fuertes, esto no nos afectará. Podemos ayudar mucho al aparato respiratorio haciendo una dieta y tratamientos desintoxicantes, por ejemplo: Cura de frutas, baños de pecho y cabeza con vapor, baños de pies calientes, sudar en cama tomando tisanas calientes de flor de saúco, llantén, malva, menta, eucalipto, pino, tomillo, tusilago, malvavisco.

Reflexoterapia: Presionaremos todo el área del aparato respiratorio, y en elasma incluiremos el corazón. En los catarros, bronquitis, asma, afonía, faringitis aguda y crónica, laringitis se puede hacer un masaje en ésta zona dos veces por semana.