Saltar al contenido

Curso de Reflexología. Clase número 21

LOS PIES SON EL REFLEJO DEL CUERPO. Parte 2 de 2

Las estadísticas médicas revelan que 3 de cada 4 personas está, afectada de uno o más problemas en los pies, observemos algunos de ellos:

1.- El pie de atleta, aunque no es una enfermedad por sí misma, representa una completa gama de síntomas: rozaduras entre los pies, una sensación de picor y un ablandamiento de la carne, son los síntomas más corrientes.

Puede ser el resultado del ataque de un hongo, pero si se vuelve crónico, puede seguir un arrugamiento de la piel.

Conocida técnicamente como hiperkeratomicosis, que es el engrosamiento y el endurecimiento de la capa externa de la piel, el pie de atleta tiene lugar preferentemente en el hombre que en la mujer.

2.- Los juanetes son otro de los problemas de los pies. La predisposición a los juanetes puede ser heredada, pero sabemos que un juanete puede desarrollarse en pies con un calzado demasiado grande o mal ajustado. En algunos casos pero no en todos, la bolsa o saco, situada sobre la articulación del dedo gordo del pie, se inflama y se vuelve hinchada, a veces incluso montando el dedo gordo del pie sobre el segundo dedo.

Cuando trabajemos con una persona que reúna tales condiciones, y para la que resulte doloroso, deberemos trabajar sobre la zona correspondiente de la mano.

No debe aplicarse presión en las áreas inflamadas.

3.- Personas que sufren de durezas y callosidades.

Estas pueden ser el resultado de una fricción, una anormal estructura del pié, de problemas sistémicos a incluso de un desequilibrio glandular, o de alteraciones mentales o emocionales. En efecto, hemos descrito anteriormente como a una

mujer de 28 años se le desarrollaron gruesas callosidades en cosa de pocos días, al sufrir un gran estrés al saber que su marido la había abandonado. Esta es una dramática demostración de cómo las emociones influyen profundamente en el cuerpo y en particular en los pies.

Un podólogo receta generalmente el ácido silícico coma cataplasma para eliminar las durezas y callosidades.

El aceite de castor untado dos o tres veces al día sobre el área afectada ablanda de tal manera la dureza o callosidad que a veces puede ser eliminada pelándola con los dedos.

Otros remedios caseros que uno puede usar son: La aplicación de una rodaja da limón fijada mediante una venda o un esparadrapo y dejándola actuar durante la noche, o bien se puede aplicar un algodón mojado en extracto de hamamelis en la zona afectada, durante la noche. Tras un cierto número de aplicaciones durante el plazo de varios días, la piel generalmente se ablanda suficientemente como para poder arrancar gradualmente las callosidades y durezas.

4.- Muchas personas nacen con propensión a tener los pies planos, pero pueden no sufrir nunca por ello. Mientras que los arcos de los pies pueden ser útiles en determinadas circunstancias, son preferibles los ejercicios especialmente diseñados.

Es interesante hacer notar que a lo largo de los siglos se han desarrollado supersticiones y mitos acerca de los arcos de los pies. Uno, de dichos mitos es el de que los arcos de los pies son signo de ascendencia aristocrática. Los arcos bajos pueden ser una característica étnica, e incluso no causar dolor. La mayoría de los negros tienen pies planos, pero casi nunca el dolor está asociado con ellos. Millones de personas tienen arcos excepcionalmente bajos o pies planos, pero no sienten dolores ni tienen problemas en los pies. La condición es que no son necesariamente anormales, y el que un arco sea alto o bajo. no es de vital importancia. Es cierto que los arcos son importantes para tener pies y una pastura sana, pero el pie plano no es de todas formas siempre sinónimo de problemas.

5.- El Neuroma de Morton es otro problema que puede resultar absolutamente doloroso, que se caracteriza por un engrosamiento alrededor del nervio situado en la bola del pie, y se caracteriza por ser tan doloroso que la bola del pie apenas si puede ser tocada.

Un entumecimiento entre los dedos de los pies acompaña frecuentemente a este trastorno, que a veces se caracteriza por sensaciones de dolor que se originan en los dedos de los pies como si fueran un shock eléctrico. Puede obtener se un alivio sumergiendo los pies en un baño de sales de Epson.

También una plantilla para arcos planos puede ser de gran ayuda, la persona que sufre esta dolencia encuentra a menudo necesario llevar zapatos grandes.

Problemas locales de pies derivan a menuda de los hábitos de pasear con zapatos apretados, descuidados o incorrectos, y de incorrectas posturas al

permanecer de pie durante largos periodos, o incluso malos hábitos en el comer, y una cosa es segura, y es que los problemas y anormalidades de los pies afectan a todo el cuerpo.