Saltar al contenido

Curso de Reflexología. Clase número 22

Síntomas en los pies de las enfermedades sistémicas

La artritis reumatoide en sus primeros estados puede manifestarse en forma de dolor, rigidez e hinchazón de las articulaciones de los pies. Los pequeños bultos que aparecen debajo de la piel, conocidos como nódulos subcutáneos, pueden aparecer como signos precoces de aviso de ésta grave dolencia. Estos nódulos se pueden palpar muy fácilmente mediante el pulgar o los demás dedos, apriételas suavemente porque si no podría liberar demasiada toxina de una vez y el receptor se sentiría demasiado incómodo. Cuando la enfermedad ha alcanzado el estado degenerativo o crónico, pueden aparecer enfermedades como los dedos en forma de martillo o las espinas óseas (espolones).

Apareciendo más frecuentemente en hombres que en mujeres, la gota es una de las formas más corrientes de artritis. Es posible estar genéticamente predispuesto a las dolencias artríticas, e incluso las personas que están así dispuestos, existe un llamado “factor artrítico “en su sangre, aunque eso no quiere decir Que tenga que desarrollarse. Su aparición está a menudo marcada por un repentino cambio en el dedo gordo del pie, el cual se vuelve brillante, hinchado, inflamado, y extremadamente doloroso.

El punto inicial de la irritación es generalmente la articulación situada entre el dedo gordo del pie y la bola del pie, pero a veces pueden ser también afectadas otras articulaciones del pie.

Mientras que al principio quizás equivocadamente puede ser considerado como un problema local, pocas veces la gota llega a ser conocida como tal.

La gota está originada por un trastorno en el metabolismo del ácido úrico, que tiene como resultado la formación de agua en el cuerpo. A causa de un exceso de sustancias de desecho en el sistema, las sales insolubles del ácido úrico se acumulan en la sangre, alrededor de las articulaciones y en los mismos tejidos, en forma de depósitos cristalinos que son los que solemos sentir, cuando dichos puntos son comprimidos.

Las autoridades médicas indican que siendo solamente un exceso de peso del 10

es suficiente para disparar una asintomática condición preexistente. Así pues, los individuos que vigilan su peso y hacen un ejercicio adecuado son menos aptos a desarrollar la gota.

Las enfermedades cardiovasculares (las que afectan al corazón y al sistema circulatorio), pueden causar dolores, hinchazones y una sensación de quemazón en los pies, cuando la circulación queda alterada.

La arteriosclerosis, que es un endurecimiento y engrosamiento de las arterias, reduce seriamente el flujo sanguíneo, y como consecuencia de ello, queda reducido el aporte de oxígeno a los tejidos del pie.

La dificultad de pasear, el dolor de los pies cuando reposan, las úlceras, las infecciones, las pérdidas de pelo en las piernas y el engrosamiento de las uñas (particularmente las de los dedos gordos de los pies) son las claves de la presencia de este trastorno.

Las hinchazones y edemas de los pies y piernas pueden ser causados por una insuficiencia cardiaca.

Los fluidos corporales se acumulan entonces en las extremidades, pues ellos se ven restringidos en su flujo. U

Un síntoma precoz de diabetes es a menudo una sensación de adormecimiento y una sensación de picazón en los pies.

En las plantas de los pies aparecen úlceras y si se desarrollan en ellas infecciones, éstas curan muy lentamente.

Los síntomas de los problemas neurológicos o trastornos nerviosos, incluidas las lesiones cerebrales, pueden aparecer en los pies en forma de una falta de coordinación.

El alcoholismo causa un adormecimiento y una ulceración en los pies, debido a una degeneración de los nervios.

Una pérdida de la coordinación muscular, picazón y temblores, adormecimiento y dificultad de mantener el propio equilibrio pueden ser los síntomas de la esclerosis múltiple.

El observar los síntomas, y conociendo lo que pueden indicar le puede proporcionar a UD. una valiosa información complementaria de cuáles son los órganos que pueden estar afectados, alertándole de las áreas correspondientes que requieren especial atención.